Barcelona, hoy, es una gran ciudad mediterránea que ocupa un lugar importante en el mundodel deporte. Se desarrollan acontecimientos internacionales de primera magnitud, como la Barcelona World Race

Barcelona, hoy, es una gran ciudad mediterránea que ocupa un lugar importante en el mundodel deporte. Se desarrollan acontecimientos internacionales de primera magnitud, como la Barcelona World Race, o competiciones mundiales deportivas que nuestra ciudad ha acogido y acogerá en el futuro.A pesar de que cuenta con acontecimientos históricos centenarios como la Travesía al Puerto NadandoCopa Nadal u otras de emblemáticos como la cursa Jean Bouin, que este año ha cumplido suochenta-octava edición, en la historia deportiva de la ciudad hubo un punto de inflexión, que fueronlos Juegos Olímpicos de 1992.

Históricamente, Barcelona siempre ha sido una ciudad con vocación olímpica. Ya se había postuladopara organizar los Juegos Olímpicos de 1920, 1924 y de 1936. Los Juegos del Mediterráneo de 1955 fueran unapequeña compensación. Fueron el primero gran acontecimiento polideportivo organizado en el país y bajo elpatrón del Comité Olímpico Internacional.

Los Juegos del Mediterráneo de 1955 fueron un acontecimiento capital para Barcelona. Fueronlos primeros en que se empleó agua del Mediterráneo como símbolo en el ritual olímpico, en el cual setrasladó el agua del Madre Nostrum en una ánfora desde Empúries hasta Barcelona. Estos juegosrepresentaron también una gran experiencia para Barcelona en cuanto a la experiencia organizativa de grandesacontecimientos. Y esto se valoró por parte del Comité Internacional Olímpico de cara a sudesignación como ciudad olímpica.

Juli Pernas ha plasmado en este libro su rigurosa investigación, tratando en profundidadaspectos históricos y documentales de los Juegos del Mediterráneo de 1955, aportando una visión clara de suhistoria.

La Fundación Barcelona Olímpica, que gestiona el Museo Olímpico y el Centro de Estudios JoanAntoni Samaranch, contribuye con este libro, junto con una exposición fotográfica de estacita histórica del deporte y de Barcelona. Precisamente, la persona que da nombre al Museo y en el Centrode Estudios, Joan Antoni Samaranch, jugó un papel relevante en el comité organizador de estosJuegos del Mediterráneo, impulsando acciones culturales como una exposición del Arte en el Deporte, una sobre elLibro Deportivo y una representación teatral a la plaza del Rey.Estamos convencidos que este libro será un elemento importante de consulta para la organizaciónotros acontecimientos deportivos, como los próximos Juegos del Mediterráneo que Tarragona alojará enel 2017 y a los cuales desde la Fundación Barcelona Olímpica daremos todo nuestro apoyo.