El libro que tenéis en vuestras manos es el fruto de un gran trabajo de recuperación de la memoria de un periodista que ha estado en primera línea en momentos muy importantes de la historia deportiva barcelonesa.

El libro que tenéis en vuestras manos es el fruto de un gran trabajo de recuperación de la memoria de un periodista que ha estado en primera línea en momentos muy importantes de la historia deportiva barcelonesa.

Joan Manel Surroca ha vivido grandes cambios en su larga vida profesional, de los cuales ha sabido siempre sacar la parte positiva, y a los cuales se sabido adaptar subiendo a la oleada como sí de un surfista se tratara. Y esta última oleada ha sido el medio más actual, las redes sociales y su bloque, El Marcador, http://elmarcadordejmsurroca.blogspot.com.es/, del cual sale este libro,
y que ya ha cumplido su cuarto aniversario.

Cuando me explicó su proyecto, no dudé ni un segundo: se tenía que traer a la práctica. Su experiencia, sus vivencias y sus escritos serían de utilidad para muchas personas, estudiosos de los deportes, del olimpismo, curiosos… Y se tenía que publicar desde la Fundación Barcelona Olímpica.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos dejan legados como infraestructuras, equipamientos, espacios en las ciudades, pero también forma parte de este legado la propia historia, los acontecimientos que sucedieron y que se pueden identificar. En consecuencia, son legados los datos que pueden aportar los profesionales que vivieron los hechos en primera persona. Las noticias y la actualidad acaban siendo documentación histórica útil como curiosidad, pero también herramienta de utilidad para los estudiosos de los deportes, del olimpismo y de la historia de las ciudades olímpicas.

Este libro está pleno de informaciones interesantes, que van desde la vocación olímpica de Barcelona, los deportistas olímpicos, nombres propios con historias singulares, pasando por curiosidades o efemérides, o los cambios que supusieron las novedades tecnológicas, el fenómeno televisivo o el patrocinio y la solidaridad.

Es un libro de lectura distraída, a la vez que muy cuidadosa, con un índice onomástico para poder recuperar las historias una a una. Estoy convencida que disfrutareis de su lectura.